CRÍTICA DE ARTE

Antonio Echenique
Exposición pintura
Del 7 al 23 Octubre 2005
Forum Mare Nostrum

Alfaz del Pi (Alicante)

 

 

Es la obra de Antonio Echenique una realidad subjetiva, creada en el universo interior de su imaginación hasta adquirir cuerpo material y significado. Su forma de concebir el arte es intemporal, en él plasma sus planteamiento y reflexiones a través del lenguaje abstracto del color y sus diversas correspondencias geométricas espaciales, no solo desde la exactitud de la composición, siempre estudiada y profundamente pensada, consiguiendo el punto correcto de la armonía entre forma y color, sino en la consecución del siempre difícil equilibrio de tensiones, dando un acabado rotundo a su obra.

En esta exposición apreciamos un recorrido por diferentes etapas creativas, en las que el artista nunca pierde su más profunda idiosincrasia y en la que se percibe su constante búsqueda e investigación que nos trasmite su inquietud insistente y cavilación perseverante, en la insondable y misteriosa búsqueda de expresarse y realizarse a través del proceso creativo.

Apreciamos en algunas obras influencias del expresionismo abstracto, en la significación del campo abierto sin límites en la superficie de los cuadros y en la envoltura de la inmediatez de la estructura, en otras la simplificación de las manchas creando áreas de color y ausencia de referencias. Varios muestran el recorrido como protagonista con formas lineales y circulares creando delicadas armonías cromáticas interconectadas. Apreciamos un cuadro vaporoso realizado a través de la técnica del dripping. Sus collages nos trasladan a la época cubista y dadaísta donde el lenguaje pictórico ratifica discontinuidades, superposiciones y rupturas. Fuentes en las que el artista ha bebido y que han servido de base para que a través de su propia intuición  y personalidad crear un lenguaje propio e íntimo.

 

  Lo único que no ha sido de mi agrado es que, en algunos espacios, algunos cuadros están excesivamente cercanos unos con otros. A mi juicio por este motivo en algunas zonas algunas piezas pierden su singularidad, cogiendo la tendencia a formar parte de un grupo. Al querer captar el mensaje de un lienzo dado, los otros colocados a derecha e izquierda molestan e interceptan la percepción entrometiendo interferencias. Pienso que más distancia entre unos y otros permitirían que la obra respirase y no corriese el riesgo de perder su peculiaridad.

  Exposición que ningún amante de la pintura debe perderse.

 Aramburu

 

                  

 

 

 

 
 
Las fotos las saqué sin flash, así que la iluminación es la que tenía la sala. Aramburu.

int79.gif (27393 bytes)